La primera ciudad industrial del Perú en el Sur de Lima.

Se comienzan a desarrollar proyectos de vivienda y comercios para atender la demanda de quienes trabajan en las fábricas que se mudan a Lurín y Chilca.

La mudanza masiva de industrias al sur de Lima ha impulsado a desarrolladores inmobiliarios a planear complejos residenciales y comerciales que atiendan la futura mano de obra. Diversas empresas inmobiliarias ya estructuran proyectos en Lurín, Chilca y Santa María que incluyen retail, salud, educación y otros servicios.

La historia industrial del sur limeño tiene casi una década. Empezó cuando las fábricas fueron obligadas a mudarse de zonas industriales tradicionales, como la Avenida Argentina, por el potencial inmobiliario de sus tierras. Continuó con la habilitación de parques industriales en Lurín y Chilca y se consolida hoy con el traslado de las fábricas a los terrenos comprados en los últimos años.

Comercio y vivienda

La siguiente etapa es el desarrollo de comercio y vivienda. “La masa crítica está asegurada porque la mayoría de m2 industriales se ha vendido a usuarios finales”, dice George Limache, jefe de investigación de Binswanger. Existen 11.3 millones de m2 industriales ya ocupados en el sur, entre el creciente proceso de mudanza a los parques industriales y el formato de fábricas stand alone, según la consultora. A ello deben sumarse los m2 de los almacenes de Bodegas San Francisco y Megacentro, que suman 2.1 millones. “Todos los parques tienen áreas reservadas para usos de comercio y servicios complementarios, como hoteles o universidades”, asegura Limache.

Hoy las empresas con fábricas en el sur solucionan la escasez de mano de obra transportando a trabajadores desde Lima y ofreciendo servicios de alimentación. Pero esto les genera un sobrecosto. En el caso de Arca Continental Lindley, asciende a 9%. “Cuando nos mudamos al sur, no encontramos mano de obra calificada en la zona. Nos vendría muy bien tener desarrollos de vivienda y de servicios como universidades. Conversamos con Tecsup el año pasado para que abra una sede”, cuenta Carlos Vivar, director de capital humano de Arca Continental Lindley.

Los mismos desarrolladores industriales —así como las inmobiliarias— estructuran proyectos para responder a esa demanda. “Hemos reservado una franja de 8.64 hectáreas para desarrollo comercial, que tendrá centros educativos, de salud, restaurantes y tiendas retail. Empezaría en el 2020″, cuenta Gisela Flores, vocera del proyecto inmobiliario Sector 62. “Estamos en pleno concurso para elaborar el master plan del proyecto de vivienda y desarrollo de ciudad que tendremos en Macrópolis”, dice Carlos Montero, gerente de desarrollo urbano de Centenario, en referencia a su proyecto de 980 hectáreas en Lurín.

Centenario

Anunció el inicio de obras preliminares para el desarrollo de MacrOpolis, la ciudad industrial que se ubicará en la zona de Lurín, al sur de Lima. La inversión para el 2016 ascenderá a S/.34 millones. El proyecto apunta a desarrollar una ciudad para la operación eficiente de plantas industriales, de manera similar a lo que ocurre en lugares como Santiago de Chile o México DF.

Deja un comentario